domingo, 12 de noviembre de 2017

CLAVES DE SUPERVIVENCIA





No me siento de este mundo y sé que mi estado mental es adecuado y está incluso controlado  y que nos ocurre a muchas personas del conocido planeta tierra.

Recién cumplidos los 59 años y con casi 40 años de profesión y vida laboral en la espalda y en el alma, ya ni me corresponde una evaluación de las dos que suelo hacer al año, esta auditoría interna es ya de vida integral y de marcar objetivos qué a saber si llego a cumplir, sabiendo que hoy estoy aquí tecleando y mañana ¡quién sabe!, por tanto aunque uno mismo suele ser un juez duro e implacable, he de hacerlo, no digo que lo vaya a escribir.

Mi vida personal y familiar, se adapta a las distintas circunstancias que han ido surgiendo, difíciles, duras, desconocidas y de las que aprendiendo, el temor da lugar a la acción que  inicialmente se bloquea. Soy feliz con la familia que tengo con sus fortalezas y debilidades y seguro que las cosas mejoran  o al menos nos adaptamos a ellas con una actitud firme, activa y momentos de zozobra.

Tengo que encontrar las claves para sobrevivir sin tanta angustia y sufrimiento algunas situaciones que descubrí tarde, pero ya se sabe que nunca es tarde si la dicha es buena. 

me refiero ya al terreno profesional y laboral, al que dedicamos bastantes horas de nuestra vida y como es mi caso, cuando laboras en un medio no habitual sanitario se complica mucho la existencia y el sobrevivir.

Ser enfermera escolar desde ya camino de los 38 años y seguir apostando por esta necesidad social es para echarle ante todo mucho humor, resilencia, resistencia y muchos redaños.

Llevo muchos años contando donde me llaman y no me llaman, el perfil profesional de la enfermera escolar y sus competencias y por supuesto reclamando que en todos los colegios haya enfermería escolar, no solo para “dar un medicamento”, recuerdo a los lectores que una enfermera ha pasado por la Universidad, tras una nota de corte en selectividad de las más altas, una carrera de 4 años y está capacitada para atender en los colegios como autoridad sanitaria en los mismos y garante de salud, a todos los miembros de la comunidad educativa, principalmente los alumnos, con o sin patologías, A TODOS.

Y,  ¿por qué?

La vida en los colegios es única y peculiar y abren sus puertas  cada vez a horas más tempranas y las cierran muy tarde.

El número de alumnos puede variar de media unos 800 a 2500 en colegios ordinarios y en los de Educación Especial lógicamente menos pero con una alta necesidad de cuidados enfermeros.

En la Comunidad de Madrid, al menos hace años que tienen claro que en Educación Especial tiene que haber enfermeras, sin ratio ni nada, da igual que tengas 8 que 80, pero las hay, en otras CCAA ni siquiera hay enfermeras en estos colegios tan específicos.

Tras una serie de normativas que debieran ser de ámbito nacional y de obligado cumplimiento en todas partes, en la Comunidad de Madrid (esto no es centralismo, son datos reales y cuantificables), comienzan a haber enfermeras en coles ordinarios en un primer momento llamados “de integración” donde se empezaron a escolarizar alumnos con discapacidad motora y Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD).

Y hacía el 2009 tras sucesivas reclamaciones sobre todo de los padres de niños con enfermedades crónicas, siguen aumentando el número de colegios con enfermera.

En el año 2014, una normativa Orden 629/2014, de 1 de julio entre la Consejería de  Educación (que era quién nos contrataba hasta ese momento) y la Consejería de Sanidad, establece además de la contratación de las enfermeras en el ámbito educativo lo hará C. Sanidad y que C. Educación determinará en que colegios deben haber enfermeras, que ciertos alumnos con ciertas patologías: “Entre ellas, cabe destacar la atención a la salud y la fisioterapia, habitualmente asociadas a los alumnos con discapacidad motora, a los alumnos de corta edad que padecen diabetes y a los alumnos que deben ser alimentados mediante sonda gástrica”, contarán en su colegio con enfermera, dejando a otros muchos niños y niñas con otras patologías directamente fuera (alérgicos, asmáticos, enfermedades raras y otras muchas más).



AMECE+N+I, recibe a diario muchos correos electrónicos de diversa índole, madres y padres, asociaciones, directores, jefes de estudios, profesores, enfermeras que empiezan a trabajar en un colegio y nadie les dice cual es su trabajo y algún director incluso amenaza con “devolverlas”.

Y empatizamos evidentemente con la ansiedad que nos trasmiten todos los colectivos, un director al que han quitado la enfermera que llevaba 7 años porque “ya se ha ido el niño diabético a secundaria” y no sabe cómo atender a los otros muchos alumnos que lo necesitan.

Y los profesores que cada vez tienen más alumnos en las aulas y atendiendo a la ley, con algunos alumnos de atención a la diversidad, sin maestros de apoyo, sin enfermera, sin otros recursos que la normativa contempla y le obligan a dar medicación, atender inicialmente todas las urgencias y….digo yo: ¿no tienen ya bastante los docentes con dar clase y que todos sus alumnos reciban unos contenidos pedagógicos adecuados?

Y los padres de niños pequeños que debutan con una enfermedad crónica, que empiezan su lucha individual, a los que invitan amablemente a cambiar de colegio porque no les garantizan que puedan prestarle cuidados sanitarios adecuados y que lamentablemente acaban uno de los progenitores, generalmente la mujer, dejando su trabajo y de guardia permanente incluso en las cercanías o dentro del colegio en algunos casos, a la espera de si su hijo sufre una alteración de su proceso poder atenderle.

¿Esto es conciliación laboral y familiar? NO

¿Aumenta el absentismo escolar cuando no hay enfermera en el colegio? SI

¿Todos los alumnos con o sin patologías tienen los mismos derechos? NO

¿La Constitución Española en su Art. 39 refleja “Protección de la familia y la Infancia”? SI

Y podría seguir con muchas más medidas legales que se incumplen a diario, reitero que en la Comunidad de Madrid se ejecutan mucho más que en otras CCAA, pero hay que cumplirlas plenamente, conocedores de la realidad social actual, favoreciendo el llamado y olvidado estado del bienestar para los colectivos más desfavorecidos y desprotegidos, en el caso que nos ocupa, alumnos y comunidad educativa.

Y me duele leer noticias y ver fotos en las que se anuncia una supuesta noticia bomba que arregla esto tan incómodo que reclaman muchos colectivos: la atención sanitaria en la jornada escolar.

“Colaboración entre médicos del Centro de Salud y los profesores de los Colegios”

Firmado Consejería de Educación y Consejería de Sanidad de más de las CCAA de las que imagináis y que es simplemente una medida no eficaz y nada eficiente, demagogia en estado puro y no realista, es sencillamente una mentira de las gordas y que no soluciona esa necesidad de atención sanitaria. Parcheando voy, parcheando vengo y por el camino yo me entretengo.

Y me desconsuela, que muchos organismos o entes oficiales y/o privados, directamente pasen o en la sombra estén organizando y desde el desconocimiento más absoluto, campañas en pro de la Enfermería Escolar sin saber nada de su auténtica realidad y competencias profesionales e incluso los más osados (la ignorancia es atrevida y no lo dije yo, lo dijo Domingo Faustino Sarmiento hace ya algún siglo), organizando cursos de postgrado de enfermería escolar a distancia…¿Alguien da más?

Bien, podría seguir con este análisis que en un principio iba a ser mi auditoria interna y en gran parte lo es, porque aunque hay quién descansaría si AMECE+N+I tirase la toalla y no cejan en poner diversas e importantes zancadillas, por decirlo suavemente, podemos cojear por la contusión momentánea, pero seguiremos caminando, porque creemos en lo que hacemos y sabemos  el diagnóstico principal y los daños colaterales y aplicar el tratamiento adecuado, lógicamente enfermero, sin dobleces, transparencia y lealtad, que se echan mucho de menos cuando toca lidiar con algunos llamados representantes que confunden la sinceridad, humildad y conocimiento con la necedad y el despropósito.

Lo que me quede de vida tanto cronológica como profesional, seguiré apostando claramente porque en todos los colegios haya un profesional de la enfermería con formación específica para ello. 

Y no estoy sola, siempre lo digo, tengo el placer de presidir AMECE+N+I, con un grupo de mujeres valientes, comprometidas, con muchos conocimientos profesionales y entre ellas algunas ya dispuestas al relevo generacional evidente que seguirán en la brecha.

Y a otros, se supone,  les corresponde luchar por dignificar nuestras condiciones laborales, que son pésimas y que se supone están para ello, los conocimientos que nos los dejen a las que estamos en los colegios trabajando y  si es posible a las asociaciones científicas y el arte de la enfermería también, porque hay que tener arte, humor y paciencia si quieres ser enfermera escolar y no morir en el intento.


“Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino el que lo conquista.”-Nelson Mandela







sábado, 4 de noviembre de 2017

PRESENTACIÓN DEL LIBRO: “EDUCACIÓN, ¿TALLA ÚNICA?”




El Colegio Profesional de la Educación tiene el gusto de invitarle:



A la presentación del libro “EDUCACIÓN, ¿TALLA ÚNICA?” escrito por Ana Roa y prologado por Irene Villa, 


Se realizará el día 8 DE NOVIEMBRE DE 2017 A LAS 18:00 HORAS en nuestra Sede de la C/ Fuencarral 101, 3ª planta. Madrid




jueves, 2 de noviembre de 2017

DOS JORNADAS INTERESANTES PARA LA ENFERMERÍA ESCOLAR





III Jornadas de Enfermería Pediátrica: “Urgencias pediátricas: abordaje desde los distintos niveles asistenciales”
21 de noviembre del 2017.
CODEM

TODA LA INFORMACIÓN AQUÍ 




VIII JORNADA DE ENFERMERIA DE SALUD MENTAL:

      “ CUIDADOS EN LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA”

27 de noviembre del 2017

Hospital Universitario 12 de Octubre





domingo, 29 de octubre de 2017

40 AÑOS de Enfermería Española en la Universidad




Y aún seguimos a cuestas con una pesada mochila, para empezar que nos continúen llamando ATS y que los que nos representan a nivel institucional desde sus lujosos despachos y cómodas poltronas, no se enteran del día a día a pie de obra/cama/consulta/colegio/residencias/cárceles….

No tengo ganas de entrar en muchos detalles porque hay compañeros mucho más sabios  e incluso doctores en Enfermería que analizan mucho mejor y con palabras más grandilocuentes que yo y que fueron, entre otras cosas, los que lucharon incluso en la calle porque estuviéramos en la Universidad, por mi edad, me lo encontré hecho.

Por tanto lo primero mi agradecimiento a todas ellas, porque en ese momento eran todas MUJERES enfermeras si no me equivoco.


Curioso que haya tantos hombres “dirigiendo” nuestro destino en un colectivo que ronda más del 90% de mujeres.

Y esta semana pasada, nos felicitaban los compañeros docentes en el cole porque ya podíamos prescribir las enfermeras, habían escuchado la noticia en la radio, con tranquilidad y una sonrisa amarga, les dije: no es así, pero primero tendremos que leer lo que están anunciando a bombo y platillo.

Por fin pude leer ese acuerdo (si pinchas en acuerdo lo lees), que han alcanzado y que han firmado  varios excmos y otros y tras intentar descifrar el mismo, me sentía estúpida, engañada, enfadada y pensé: voy a darle un toque de humor y por el facebook preguntar a los que saben, qué quiere decir este documento, vaya a ser que no me entero y no capto ya por mi edad avanzada, la esencia del escrito.

Etiqueté a varios enfermeros al azar que conozco y suelo compartir opiniones, sabía que algunos no iban a definirse y los que lo hicieron creo que no habían podido leer aún el acuerdo.

Conclusión, no sé el motivo de tanta alegría y alborozo, tanta foto y tanta supermega difusión y temblando estoy a que redacten, supongo, el definitivo Real Decreto donde se nos autorice de nuevo a hacer lo que ya estábamos haciendo, para lo que estábamos y estamos capacitados desde la Universidad y que un 23 de Diciembre de 2015, otros excmos firmaron para que dejáramos de hacerlo.

Estamos permitiendo que nos vapuleen y maltraten y lo que es peor, que los usuarios de la sanidad que lógicamente no saben nada ni les importan estas historias para no dormir, sufran algunas de las consecuencias de los que firman sin saber el alcance de sus rúbricas tan nefastas.

A la espera de que duerman bien y tengan alegría en su vida a todos los niveles  los que van a decidir en próximas fechas, seguimos trabajando bordeando la ilegalidad y la falta de respeto institucional los profesionales mejor valorados por la opinión pública: LAS ENFERMERAS




sábado, 14 de octubre de 2017

SUEÑOS ROTOS








Agarraba con fuerza la sábana, como si me la fueran a quitar y estaba sola.

No quería despertar, deseaba seguir con ese sueño que me relajaba, donde no sentía dolor, rabia y pena.

Durante un tiempo indefinido, ese paso de la somnolencia a la realidad,  era una lucha de los pares craneales que no se coordinaban a la vez, me resistía.

Probablemente fueron segundos, a lo más, algún minuto.

No podía volver a la realidad, olvidar su existencia y poner los pies en la tierra, para seguir dando pasos inciertos, algunos no los quiero dar, más…

Puse un pie, luego el otro, me incorporé, sentí la tibieza del suelo y adelanté primero el pie izquierdo y después el derecho.


Y seguí el camino de la vida, ya no cojeaba y esbocé una sonrisa casi imperceptible, tú no la podías ver.


Sueños rotos - La Quinta Estación 



miércoles, 4 de octubre de 2017

DESHUMANIZACIÓN





Rotura fibrilar gemelo derecho. Eso soy yo ahora, un diagnóstico médico realizado tras una “regañina” de una médico en un servicio de urgencias hospitalarias.

La lesión me la hice el domingo  por la mañana caminando en una cinta a una velocidad baja, mientras veía en directo el panorama del 1 Octubre. Probablemente me pasé de tiempo y sí, también estoy mayor y no hice un calentamiento previo ni posteriores estiramientos.

Empecé con molestias en la rodilla derecha por la tarde, el lunes fui a trabajar y caminé algo coja y el martes cuando me levanté para ir a trabajar, ya no podía andar y el dolor era importante. Acudí a mi Centro de Salud, me exploró la médico de guardia y me pusieron un voltaren inyectado (antiinflamatorio).

Reposo relativo, algún medicamento e incluso le pedí el favor a una amiga y que por la noche me pinchara otro voltaren, para acelerar la mejoría, porque sinceramente no me viene nada bien estar quieta ante las múltiples actividades que tengo que hacer.

Yo notaba, que cada vez que me tomaba un antiinflamatorio, al rato me dolía más, pero siempre pienso que mis dolores son de origen psicosomáticos y también por activar la pronta recuperación, acudí a una fisioterapeuta que ya me ha tratado en alguna ocasión que lo he necesitado.

Al levantarme hoy, el dolor no solo no había disminuido, era insoportable y caminar era casi imposible por lo que tras pensarlo y mucho me he dirigido a las urgencias del hospital que me corresponde.

Y declaro públicamente y por escrito lo haré al Gestor del Hospital, que la humanización de la que tanto se habla en la Comunidad de Madrid, creando incluso hace unos días una Viceconsejería de la misma, NO existe.

He tenido que pedir una silla de ruedas, no han tardado nada en atenderme, las mismas médicos que después me han atendido han empujado amablemente la silla y han empezado el interrogatorio por la sala llena de gente y digo yo, si la consulta está a escasos metros, ¿tiene que enterarse todo el mundo de lo que me pasa? Pues no, empezamos a no entender o cumplir eso de la confidencialidad de datos sanitarios y derecho a la intimidad.

Contesto, no obstante, a las preguntas, llegamos a la consulta y la que me preguntaba se va a otro lugar y continúan otras dos galenas con las preguntas y la exploración. Perfecto, una buena exploración y ya he contestado todas las preguntas que me han hecho, incluida la de que por qué voy a urgencias (la próxima vez que me pregunten esto creo que les voy a decir, desde el cariño eso sí, que a ver los (iba a poner un taco pero me contengo..ohmmm) que trabajan allí , su humanidad y que no tenía otra cosa mejor que hacer, que darles un poquito más de trabajo).

En ese momento se incorpora la médico del inicio y con cierta brusquedad me indica que la he despistado porque le he indicado que me duele una cosa y que al final es otra, a lo que le he contestado con mucha tranquilidad, para esto también vale el ser mayor, que ella se ha quedado en la primera pregunta y se había ido,  que el resto del relato y lo que me dolía lo sabían sus compañeras.
Me ha dicho el diagnóstico, lo que tenía que hacer y sobre todo que no tomara antiinflamatorios porque aumenta el riesgo de sangrado cuando te rompes las fibras musculares.

Me he puesto ya de pie tras pedir permiso, estaba en una camilla escuchando el rum rum de la médico regañona y que es la que ha escrito el informe, me he acercado y le he dicho:¿por qué se empeñan tanto en regañar a los pacientes?

Soy una profesional sanitaria, no suelo identificarme porque a veces es incluso peor, y si vengo a urgencias es porque me duele y mucho y me estaba poniendo además y por lo que parece ser, un tratamiento que no me estaba beneficiando.

Por supuesto no me ha contestado, silencio total, 3 médicas y ha llegado un cuarto médico, más silencio hasta que les he pedido por favor si me podían dejar unas tijeras o algo para quitarme la pulserita de identificación.

Muy amables me la han cortado, les he dado las gracias, ha terminado el informe la médico 1, muy callada y le he dicho alto y claro, que no gritando: MUCHAS GRACIAS POR SU ATENCIÓN.

No soy una rotura fibrilar, la tengo,  soy una persona con sentimientos y desde ayer con mucho dolor y que respeta el trabajo de los demás, que pasa de ir a los médicos por falta de tiempo y cuando voy es porque lo necesito, me siento más vulnerable anímicamente y he salido del hospital además de muy cabreada con muchas ganas de llorar, porque ningún profesional sanitario, ninguno, debe tratar mal a los pacientes, aunque sea por un supuesto mal uso de las urgencias hospitalarias.

Esta médico número 1, probablemente sea inhumana en todas las facetas de su vida o esté harta de sus condiciones laborales o….. me da igual que me da lo mismo, cuando nos ponemos la bata, el uniforme, dejamos el mal humor en la taquilla y con los pacientes no se paga nunca, escriban a los responsables políticos, sindicales, hagan huelgas de hambre, se encadenen , pero a ser posible, miren a la cara al paciente y no a la pantalla del ordenador, esperen a llegar a la consulta para que cuente su dolor y ni siquiera a los niños les regañen, ni a sus padres, a nadie, esto no es educación sanitaria, es simplemente maltrato al paciente y como acaba de escribirme una amiga y compañera cada día con  menos simpatía y empatía, ambas dos cualidades muy necesarias en las profesiones sanitarias sencillamente porque la mayoría de las veces y más en las urgencias, tratan a personas de distintas edades con dolor y angustia, esta última se puede minimizar con una sonrisa y/o una palabra agradable mientras se encuentra la causa del sufrimiento que aqueja al doliente.

En el recorrido curricular de todas las carreras, especialmente las relacionadas con la salud, se deben revisar las competencias en comunicación y siempre habrá algún sitio para los que no saben o no quieren comunicarse, retirado por supuesto del trato directo con el paciente.

Siento la extensión del escrito y aún me quedo corta en proporción a la ya tristeza que siento, se ha disipado el enfado.

Gracias a la mayoría de compañeros de profesión que por suerte no son como la médico1.


sábado, 30 de septiembre de 2017

CURSO DE EXPERTO EN ENFERMERÍA ESCOLAR (2ª Edición)





El próximo fin de semana, 6 y 7 de Octubre 2017, comienza la Segunda Edición del Curso de Experto en Enfermería Escolar que organizan La Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la Asociación Madrileña de Enfermería en Centros Educativos + Nacional+ Internacional (AMECE+N+I).

Nos sentimos con la ilusión y la responsabilidad de que en el mes de Junio de 2018 haya más profesionales enfermeros EXPERTOS en el ámbito educativo, porque la Enfermería Escolar no es un lujo, es una necesidad real y que precisa todavía de mucha concienciación social y ajustes legislativos.

Desde AMECE+N+I, seguimos cumpliendo uno de los objetivos prioritarios que nos fijamos en el año 2008 (nacimiento de AMECE), la formación de enfermeras  en un ámbito tan específico como son los colegios, donde los alumnos pasan gran parte de la jornada diaria y con más herramientas académicas y metodológicas, las autoridades sanitarias en los centros educativos y garantes de salud de toda la Comunidad Educativa, conseguirán trabajar con más ahínco y satisfacción favoreciendo que los hoy alumnos, sean en un futuro, adultos responsables en temas de salud individual y colectiva.

Quedan algunas plazas, puedes inscribirte en: www.amece.es 


Estamos de enhorabuena, se levanta el telón y empieza la función.